HISTORIA INACABADA V: Nuevo descubrimiento en Ávila. Recapitulemos

 

Tras varias investigaciones en los Archivos Militares de Guadalajara y Ávila, los nietos de nuestros protagonistas obtienen datos en los Registros de Málaga digna del mejor guión cinematográfico:

 

15 de diciembre de 1936 Francisca y Rosario se casan en Málaga con 26 años.

Un mes más tarde emprenden un viaje que cambiará definitivamente su vida: “La Desbandá”. Con 100.000 malagueños el 7 de febrero de 1937 deben recorrer 200 km hasta llegar a una ciudad segura, Almería.

 

Tras pasar múltiples penalidades por Almería, Alicante y posiblemente Valencia, deben separarse. La República Española llama a filas a Andrés en marzo de 1937. Francisca, no puede volver atrás y embarazada de pocos meses decide acompañar a su soldado hasta un nuevo destino, Alcalá de Henares. Su sueldo de militar le permite mantener a su esposa en una posada de la Plaza Cervantes de Alcalá.

 

Posiblemente le vió desfilar en noviembre de ese año ante D. Manuel Azaña, presidente de la República ahora amenazada por un golpe militar, le debió despedir desolada cuando la brigada de Andrés emprendía rumbo a Brunete, primero y luego a Teruel para defender a la República.

 

El 1 de febrero de 1938, Francisca da a luz una preciosa niña en la posada Cervantes de Alcalá. Esperanzada escribe una carta a su marido confiada en que la República concede permiso a los soldados que son padres.

 

Esa carta nunca recibió respuesta, Andrés nunca volvió de aquella maldita batalla, nunca apareció su cuerpo ni nadie dio razón de su desaparición.

 

Un hermano de Andrés, el oficial de los carabineros José Luque Real, se entregó en septiembre de 1938 a las fuerzas golpistas.

 

En abril de 1939 los golpistas ganaron la guerra. Francisca volvió a Málaga con su bebé y sin protección alguna. El nuevo gobierno militar retiró las ayudas a los familiares de los soldados republicanos y castigó duramente a los supervivientes durante décadas.

 

Nunca más supimos de Andrés. Pero a su hermano no le debió ir mal. Los militares creyeron en su arrepentimiento y nos consta que ejerció como militar durante el franquismo.

 


CON TODO SEGUIMOS CON GRANDES INCÓGNITAS SIN RESOLVER:

- ¿Cómo sobrevivieron a la Desbandá y qué peripecias pasaron hasta llegar a Alcalá de Henares?

- ¿Qué fue del soldado Andrés? ¿Murió realmente en la guerra? ¿Se exilió? ¿Se pasó al otro bando? ¿Se entregó a los golpistas como hizo su hermano mayor?

 

¿QUÉ PENSÁIS VOSOTR@S?


 

Comentarios

  1. La investigación pone los pelos de punta. Apasionante relato familiar, con enorme impacto emocional... Y además, un buen ejemplo de cómo la microhistoria en realidad es una gran forma de aprender historia. Y la necesidad e importancia de seguir haciendo preguntas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MEMORIA I: MEMORIA, ¿PARA QUÉ?

Recordando Diciembre: Celebrando el fin de año con Ter y sus diagramas